463462_67979329

Por qué fiarse de lo que la Biblia dice

¿Cómo sabemos que la Biblia viene de Dios y no son cuentos o historias inventadas por personas?

Introducción…

“Todo ser humano apoya sobre una base de autoridad lo que piensa y hace.”

“La primera pregunta en toda religión se relaciona con el tema de la autoridad: ¿con base a qué autoridad creemos lo que creemos?”

“Si Él (Dios) permaneciera en silencio, nunca podríamos saber (ni siquiera adivinar) lo que está pensando.”

John Stott

La comunidad cristiana afirma que cree en Dios por fe, pero también es igual de cierto que esta fe se fundamenta en la Biblia como Palabra de Dios. La principal objeción contra ella se resume en que el origen de la Biblia es un proceso de inspiración natural y carece de dimensión sobrenatural. Los autores bíblicos experimentaron la inspiración equivalente a otros grandes escritores de la historia como Homero, Shakespeare o Cervantes.

La Biblia: un libro de gran valor.

Valor literario.- Como libro ha sido el más traducido, el más difundido, el más vendido, y es considerado como un libro de gran belleza y cultura en lo que transmite. Para autores y obras literarias ha sido un referente.

Valor histórico: Acerca del Antiguo Oriente (origen de culturas, imperios, reyes, etc.) aporta datos claves para conocer la historia de la antigüedad. La arqueología como ciencia nace por inquietud de corroborar datos bíblicos.

Valor cultural: Nuestra cultura occidental está claramente influenciada por la Biblia. Europa, el viejo continente, se ha desarrollado bajo esta influencia. Dos ejemplos son el código legal y el arte que ha manifestado la espiritualidad de cada época.

Valor ético y filosófico: La Biblia contiene un discurso antropológico que llena de contenido la concepción de la vida y del ser humano y conlleva una ética personal y comunitaria. El énfasis en toda la Biblia de considerar a las otras personas (prójimo) se contrapone a una visión individualista de la vida. El marco ético (moral) que desarrolla la Biblia otorga dignidad al ser humano. Si sólo somos fruto de la evolución, entonces no hay un referente moral porque todo se puede comercializar al servicio de nuestros intereses, no hay propósito en nada. Estamos abocados al nihilismo más extremo.

Valor religioso y espiritual: es la fuente del judaísmo y del cristianismo. Tanto si lo aceptamos por fe como si lo rechazamos por incredulidad, la Biblia manifiesta la revelación del propósito de Dios que se podría sintetizar en el propósito de estar cerca de cada persona (salvación por medio de Jesucristo).

¿La Biblia viene de Dios o son cuentos e historias inventadas?

En la Biblia encontramos el elemento sobrenatural y milagroso por el que se considera que, en parte, es un libro de confabulación humana y de ciencia ficción. No hay posibilidad alguna de admitir estas manifestaciones sobrenaturales como una verdad histórica del pasado. La pregunta que nos formulamos es ¿la Biblia recoge la tradición de las mitologías contemporáneas como la egipcia y otras orientales? ¿Se puede hablar de una mitología bíblica? En primer lugar hemos de admitir paralelos entre todas las mitologías, incluida la bíblica, pero no hay evidencias de una dependencia directa. Lo único demostrable es que la Biblia y los mitos orientales se encuentran en el mismo contexto cultural, sin embargo el contexto espiritual es muy diferente. Aunque pudiéramos demostrar que la Biblia depende del material mitológico de Mesopotamia, tendrías de dar respuesta a cuestiones más esenciales y profundas. Por ejemplo, ¿cómo es que en la Biblia (Génesis) no hay indicio alguno de politeísmo caprichoso, cruel y amoral? ¿Por qué las fuerzas de la naturaleza no están divinizadas? ¿Por qué el discurso antropológico no presenta al ser humano como un esclavo de Su Creador? La única respuesta que explica esta particularidad de la Biblia es la revelación de Dios.

Sobre la mitología. Mitos son relatos primitivos sobre dioses, semidioses, ángeles, diablos, etc. en convivencia con el ser humano. Sirven para explicar los misterios metafísicos de la existencia y propósito del origen de la creación, la vida, el ser humanos, la rebeldía de las personas y la muerte. Cuando separamos alguno de estos misterios de Dios (Creador) entonces surge el mito, porque el misterio se tiene que explicar a sí mismo y lo hace mediante la mitificación. Este proceso pasa por una personificación porque lo hace cercano al ser humano y se llena de simbolismo: ha nacido un ídolo o dios. La mitología presentan a los dioses con forma de humanos (antropomorfos) personificando cualquier fenómeno natural: sol, cielo, tierra, lluvia, trueno, etc. Estos dioses son objetos y sujetos, crean y son creados y sus luchas o antagonismos sirven para explicar las contradicciones de la existencia del ser humano. Otro aspecto importante de la mitología, es que sus relatos no son únicamente explicativos del origen y orden de las cosas, sino que ejercen poder sobre ellas. Representan el mundo trascendente, el mundo donde ocurren las causas verdaderas de nuestra realidad, y se entra en contacto con este mundo trascendente por medio de cultos, ritos y fiestas periódicas. Por último, destacamos que las mitologías tienen un significado político y social (sagas y leyendas) como ideología para legitimar.

Entonces, ¿la Biblia participa de esta mitología? Como hemos expresado anteriormente, admitimos conexiones del relato bíblico con la literatura oriental, incluso dejamos abierta la clave hermenéutica de ciertos pasajes primigenios del libro de Génesis. Pero no suscribimos la idea de que la Biblia participa y simpatiza con estas ideas mitológicas. El texto bíblico es claramente monoteísta y sólo habla de un Dios que se revela con el nombre de “El Eterno”. Por otro lado, elementos mitificados como el sol, la luna, el mar, etc. en el relato bíblico son creación de Dios y por tanto, podemos hablar de una desmitificación. La relación entre Dios y el ser humano no es de esclavitud sino que se expresa en términos de dignidad, de diseño con propósito, de cariño y cuidado, y de cercanía en la relación. A pesar del sentido radicalmente anti- mitológico de la Biblia, hay varios momentos en la Biblia que recuerdan a los mitos. Los primeros once capítulos del Génesis tienen algunos elementos comunes con la mitología babilónica: el caso inicial, la creación en seis días, el orden de creación: luz, firmamento, tierra seca, sol y luna, ser humano y descanso, la figura de la serpiente, el diluvio, etc. Muchas veces tenemos que convivir con la sensación incómoda de que un texto de la Biblia todavía contiene un elemento que no sabemos explicar de otra manera que por medio de una referencia mitológica, pero lo cierto es que la analogía entre la Biblia y la mitología se puede considerar formal, es decir, se refiere más al vocabulario para hacerlo comprensible a sus destinatarios originales, pero no en cuanto a su contenido porque transmite la verdad inamovible de Dios.

Otras manifestaciones sobrenaturales y milagrosas que contiene la Biblia sólo se explican por la realidad de que Dios es Dios. Destacan los numerosos milagros de Jesús en los evangelios y algunos milagros de apóstoles en el libro de los Hechos. Algunas corrientes teológicas han pretendido desmitificar estas acciones y explicarlas de manera racional. Pero esto no haría justicia con el texto bíblico, porque puedo creer o no creer, pero no cambiar lo que nos ha sido dado. Algo curioso en los mismos evangelios es que testigos oculares de milagros de Jesús no creyeron en él como Hijo de Dios sino que aún lo rechazaron más. Me pregunto, ¿qué haríamos nosotros ante un acontecimiento así? ¿No es acaso un milagro la creación, el cuerpo humano, la vida, un nacimiento? Los milagros de Jesús en los evangelios también se explican por la figura del Mesías anticipada a la nación de Israel siglos antes. Y este Mesías tenía que acreditar por medio de señales su autenticidad. Señal y no milagro es la palabra que utiliza Juan en su evangelio para denotar los milagros de Jesús. Una señal no es en sí misma la realidad de una cosa, sino que marca una dirección a seguir para llegar a lo que es importante.